¿Se puede saborear u oler una canción?

Publicado por: 11/09/2017 0 comments 61 views

A una de cada cien personas puede pasarle que saborea o huele una canción. A esta capacidad distinta se la llama “sinestesia”, un fenómeno neurológico que aún es un reto para la ciencia.

 Por el dr. Hugo Valderrama (*)

La sinestesia es la asimilación de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo, osea cuando un sentido se “cruza” con otro.

El primer caso de sinestesia se documentó en 1812, cuando el médico austríaco y albino Georg Tobias Ludwig Sachs describió en un artículo que tanto él como su hermana veían colores en la música. Sin embargo, no fue hasta 1893 cuando se llamó a la sinestesia por su nombre. La sinestesia afecta a las personas de diferentes maneras, se han catalogado 80 tipos, las más comunes son las que tienen que ver con el color, principalmente las que vinculan letras y números con colores, por ejemplo, ven todos los cinco de color azul, los siete de color amarillo, etc..

Unas de las teorías respecto al origen de la sinestesia explica que se debe a una variante distinta en el proceso de maduración cerebral y que al nacer todos somos sinestésicos, porque existen infinitas conexiones entre los sentidos aún no especializadas. Cuando el cerebro comienza a desarrollarse, los vínculos interneuronales no directamente relacionados se inhiben y los canales de procesamiento de la información sensorial se van separando poco a poco. Sin embargo, en las personas sinestésicas algunas de estas conexiones no se eliminan y su cerebro sigue un desarrollo diferente, pero no patológico que determina estas cualidades.

Es muy probable que la génesis de la sinestesia se encuentra en la herencia genética, debido a que existen familias en las que es frecuente. Los genes serían los responsables finales de que el proceso de maduración de la conectividad cerebral sea diferente.

Pero hay conexiones entre las diferentes áreas de los sentidos que se mantienen en todos nosotros sin llamarnos la atención y que son básicas para muchas de las funciones neurológicas, como en la adquisición y desarrollo del lenguaje.

Simbolismo fonético

Mire las siguientes figuras:

 

Ahora conteste ¿Cuál es Buba y cual es Kiki?

Este test demuestra que la relación entre formas y sonidos no es siempre arbitraria. Hay un 90% de probabilidades de  haya elegido el nombre Kiki para la figura naranja y Buba para la violeta. El efecto bouba/kiki fue descubierto por el psicólogo Wolfgang Köhler en 1929, sugiriendo que el cerebro humano de alguna manera extrae propiedades abstractas de las formas y sonidos

A esto se le llama “simbolismo fonético”, nuestros mapas cerebrales visuales y auditivos establecen fuertes conexiones, reproduciendo así un modelo sinestésico. Un trabajo reciente por la psicóloga Daphne Maurer ha mostrado que incluso niños de 2 años y medio (demasiado pequeños para leer) muestran este efecto. Es muy probable que se llame «bouba» a la forma redondeada porque la boca hace un movimiento más redondeado para producir el sonido, mientras que necesita un movimiento más tenso y angular para producir el sonido de «kiki».

Parece que muchas personas con sinestesia usan sus experiencias como palanca en su proceso creativo y que personas que no tienen sinestesia  intentan, y muchas veces logran, crear mediante el trabajo artístico el mismo efecto, con obras que capturan y cruzan los sentidos. Se dice que Arthur Rimbaud, poeta francés fallecido en 1891, tenía sinestesias y  decía que el poeta debía de hacerse vidente por medio de un “largo, inmenso y racional desarreglo de todos los sentidos” y en su soneto “Vocales” da un color a cada una de ellas, siendo: A negra, E blanca, I roja, U verde y O azul.

(*) Médico Neurólogo – Máster en Neurociencias.

Unas de las teorías respecto al origen de la sinestesia explica que se debe a una variante distinta en el proceso de maduración cerebral y que al nacer todos somos sinestésicos, porque existen infinitas conexiones entre los sentidos aún no especializadas.