Sonrisas grandes

Publicado por: 21/12/2015 0 comments 439 views

La buena higiene bucal proporciona una boca que luce y huele saludablemente.

La higiene bucal es una serie de técnicas y maniobras realizadas por cada persona para mantener la salud dental. Ésta hace referencia a todos los aspectos de la salud y al funcionamiento de nuestra boca, especialmente de los dientes y de las encías.

Además de permitirnos comer, hablar y reír, los dientes y las encías deben carecer de infecciones que puedan causar caries, inflamación de la encía, pérdida de los dientes y mal aliento.
La buena higiene bucal proporciona una boca que luce y huele saludablemente. Esto significa que:

-Sus dientes están blancos (sin manchas), limpios y sin restos de alimentos.
-Sus encías presentan un color rosado y no sangran ni duelen durante el cepillado o la limpieza con hilo dental.
-No sufre de mal aliento constantemente. 

Hábitos como el cigarrillo y una mala o deficiente higiene bucal son causantes de enfermedad periodontal dando mal aliento y sangrado de encías. 

Ponerla en práctica 

Estos se llevan a cabo con elementos como el cepillo dental, hilo dental, pastas dentales y algunos enjuagues fl uorados, los cuales barren los residuos y bacterias que provocan las caries y la enfermedad periodontal. La incorporación de Fluor es muy importante ya que es un protector de los dientes que actúa
reforzando la estructura cristalina del esmalte. Es recomendable visitar a su dentista cada 6 meses para un control y de ser necesario que le realice una limpieza profunda para remover el sarro y manchas de té, café, vino, etc que no salen con el cepillado.

Dieta y salud bucal

La dieta es tan importante como mantener una buena higiene bucal, ya que a través de esta también alimentamos a las bacterias presentes en nuestra boca
causantes de las caries. Es recomendable mantener una dieta variada rica en carnes, fibras, vegetales y baja en hidratos de carbono. Debemos tener sumo
cuidado con todos los alimentos altos en AZÚCAR, ya que esto hace que se genere un ambiente muy ácido y propicio para la formación de caries. Es muy importante el aporte de fluor tanto en pastas y enjuagues como a través de la dieta.

¿Y los niños? 

La mejor manera es educándolos desde pequeños en higiene bucal. Llevarlos a visitar el dentista desde pequeños para controles, topicaciones con fl uor, sellantes ayudará a proteger el sistema dentario del niño. Crear el hábito de higiene es clave para mantener una salud bucal toda la vida. También es importante administrar los tiempos de las golosinas y dulces, consumir azucares en cualquier momento del día y cualquier cantidad hará que el niño tenga un alto riesgo de caries. Nunca debemos darle la mamadera con azúcar.

María Laura Puigpinos
Odontóloga – Matrícula 5368/02