Spinner, un “juguete” de moda

Publicado por: 18/08/2017 0 comments 203 views

Un diseño simple, que consiste en un eje central con tres brazos que en la punta poseen una rueda similar a un ruleman, presentado en diferentes colores y que en sus variantes puede tener luces y hasta sonido. Así es el Spinner, el juguete del momento. Ahora bien…¿es terapéutico como se lo promociona?

El famoso spinner es un juguete o accesorio que, simplemente, se gira. La versión más común tiene tres bordes, cada uno con un ruleman que genera peso, y tiene un eje central sobre el que se gira. No es nuevo: fue inventado hace varias décadas.

En las indicaciones del producto se detalla que es un juego antiestrés. Dice que se trata de un juguete “excelente para controlar la ansiedad, mejorar la concentración, para patologías como el TDAH, el autismo, la hiperactividad…”. ¿Pero realmente es así?

No hay dudas de que el spinner es el juguete del momento. Su precio ronda los 200 pesos y se consigue en cualquier kiosco o puesto callejero. El objetivo es que este artilugio de plástico pueda mantenerse girando en los dedos entre 2 y 4 minutos, dependiendo de la energía con la que se impulse. El básico, de tres vértices, es el más vendido, aunque también hay diseños de dos y de cinco puntas. Los hay de colores y estampados, algunos incluso se iluminan. Ahora bien, ¿son ciertas las propiedades terapéuticas que se le adjudican? ¿O sólo es un juguete sencillo para que los chicos puedan pasar el rato?

Viví Mejor consultó el tema con la licenciada en psicopedagogía Melina Abba (M.P. Nº 696), y ésto refirió sobre el juguete de moda.

-¿El spinner es realmente terapéutico?

-No. La verdad es que se trata de un juguete de moda, del momento. Y que seguramente en un tiempo más va a ser reemplazado por otro. Yo no le adjudicaría acciones terapéuticas. Sí creo que es de estimulación visual y, en un niño con autismo, podría satisfacer sus necesidades giratorias. Estos niños pueden quedarse mucho tiempo mirando como gira el tambor de un lavarropas o el agua de un inodora;lo mismo cuando gira un spinner. No lo está favoreciendo en nada. Solamente le satisface una necesidad. Nosotros, los profesionales, trabajamos para que de algún modo el niño con autismo se vincule con otras personas; y un spinner no hace otra cosa que aislarlo. Capaz los estimula visualmente, pero nada más. También puede generarles tranquilidad y bajarles la ansiedad, pero de la misma forma que lo haría observar un lavarropas  cuando está funcionando.

 -¿Puede llegar a ser un juego adictivo?

-No. Pienso que es un juego de moda. Pareciera no tener efectos negativos en los niños. Es el juguete del momento que, seguramente, en muy poco tiempo va a ser reemplazado por otro.

  ————————————————————————————————————————————–

El invento

Catherine Hettinger creó el fidget spinner en 1993 con el único fin de interactuar con su hija Sarah. Hettinger sufre de miastenia (enfermedad que afecta a los músculos y provoca fatiga) y esta era una de las pocas maneras que tenía de jugar con Sarah. En 2005, la patente caducó y no pudo pagar los 360 euros que costaba renovarla. Casi 25 años después de que lo inventara, se venden miles de ellos al día y ella no recibe ni un céntimo de los beneficios económicos que generan sus spinners.

La verdad es que se trata de un juguete de moda, del momento. Y que seguramente en un tiempo más va a ser reemplazado por otro. Yo no le adjudicaría acciones terapéuticas. Sí creo que es de estimulación visual y, en un niño con autismo, podría satisfacer sus necesidades giratorias.