Tabaco, la epidemia

Publicado por: 15/12/2015 0 comments 444 views

Es la principal causa prevenible de muerte en el mundo. El 40 por ciento de la población global de entre 15 y 65 años fuma. Por qué se debe renunciar al cigarrillo.

 

El consumo de tabaco es la principal causa prevenible de muerte en el mundo, y actualmente mata a 1 de cada 10 adultos, ocasionando más muertes en conjunto que la infección por HIV/SIDA, el alcoholismo, las drogas ilegales y los accidentes de tránsito.

En Argentina la cifra ronda el 27%, alrededor de 9 millones de personas, de las cuales 3 millones consumen más de 25 cigarrillos por día. Asimismo, mueren anualmente alrededor de 40 mil personas a causa del tabaco.

El consumo de tabaco explica 5,4 millones de muertes por año en todo el mundo como consecuencia de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades respiratorias crónicas, entre las más importantes. Además, es un factor de riesgo presente en 6 de las 8 principales causas de muerte en el mundo. Entre las enfermedades relacionadas con el tabaquismo activo y pasivo se encuentran distintos tipos de cáncer (pulmón, esófago, vejiga, riñón, estómago, páncreas), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular y enfermedad vascular periférica.

 

El fumador pasivo, en riesgo
Respirar humo de tabaco ajeno incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades respiratorias entre quienes no fuman. De las 40 mil muertes anuales por tabaquismo en el país, 6 mil corresponden a personas que nunca fumaron pero que estuvieron expuestas al humo de tabaco.
Dejar de fumar es, quizá, una de las mayores acciones que un sujeto tabaquista puede realizar por su salud. Está demostrado además que es siempre beneficioso, sin importar el grado de daño generado en un individuo. Sin embargo, un porcentaje considerable de tabaquistas descree del riesgo real al que se exponen, independientemente de su grado de instrucción.

 

¿Por qué se engorda al dejar de fumar?
La nicotina es el componente más adictivo del tabaco y en los fumadores, esta sustancia actúa como anorexígena, disminuyendo el apetito. Dejar el hábito del cigarrillo, mejorará enormemente los sentidos del gusto y del olfato, las comidas tendrán un mejor sabor y aroma y, por lo tanto, se comerá con más ganas y se desearán alimentos con sabores fuertes.