Trasplantes de corazón, una nueva oportunidad para vivir

Publicado por: 25/06/2019 0 comments 55 views

Cada 30 de mayo se recuerda el nacimiento del hijo de la primera paciente que dio a luz después de haber recibido un trasplante hepático en un hospital público. En Santa Fe se realizan muchos procedimientos, y el caso de Elvio Blanco, recientemente transplantado del corazón en la Clínica de Nefrología, es un claro ejemplo.

Juan Ignacio Rodríguez

 

Elvio Blanco es un paciente cardíaco oriundo de la ciudad de Ceres. Tiene 60 años y hace 10 le colocaron un marcapasos producto de la enfermedad de chagas que padecía. A partir de allí, su salud cambió, y hace unos ocho meses empezó a sentirse nuevamente mal. Primero lo atendieron en su ciudad, pero no le descubrieron nada. No obstante, sus dolores continuaban. Por este motivo decidió, junto a su familia, hacer una consulta en Santa Fe.
En primer lugar van al Hospital José María Cullen donde lo recibieron de la mejor manera. A los tres días de internado, y luego de varios estudios los profesionales, le comunicaron que el cuadro era complicado y que podía devenir en un infarto o en una muerte súbita. “Estuve en coronaria, pero no podían avanzar muchos más. Los médicos decidieron realizar el transplante, porque no había otra solución”, comenzó su relato Elvio.
“Me pusieron en contacto con la Doctora Sol (Molinas) de la Clínica de Nefrología, quien enseguida se puso a disposición y me dijo que se iba a hacer cargo de mí, pero que la voluntad que yo tuviese iba a ser fundamental”, y así fue.

Volver a nacer
El 3 de mayo fue el día elegido para la delicada intervención. Tal como ocurre habitualmente en estos casos, el procedimiento duró aproximadamente unas diez horas, y participaron muchos especialistas. El trabajo interdisciplinario y en equipo, fue fundamental.
La doctora Sol Molinas de la Clínica de Nefrología estuvo a cargo del transplante, y brindó detalles de esa operación en particular y de los procedimientos en general.
“Una evalúa al paciente, y de ahí hay tres formas de entrar en lista de transplante cardíaco: electivo, urgente o emergente, de acuerdo a la gravedad del paciente, se ubica en las diferentes listas. En electivo y urgente, se tiene una oferta regional, pero cuando está en emergente, ya pasa a lista nacional. A veces llegan ofertas que no son compatibles con el paciente y se desechan”.
La Dra. Molinas tiene 32 años. Cuando terminó su residencia en la parte cardiológica, emigró a España un año para hacer una especialización en Insuficiencia y Transplante Cardíaco.
Más allá de su capacidad, Molinas siempre resaltó el trabajo en equipo: en el caso de Elvio, todos los que lo recibieron y atendieron en el Cullen; además de quienes conforman el grupo de transplante como psicólogos, anestesistas, enfermeros, asistentes sociales, cirujanos. “Somos muchos los que participamos tanto en el pre, en el intro como en el post operatorio. La mayor cantidad de gente actúa durante el procedimiento”, describe la profesional.
Antes se tenía un estigma muy grande y se planteaban dudas permanentes en cuanto a la donación. Eso con el tiempo cambió para bien. “Soy de la teoría de que más allá de la ley que hoy dice que todos somos donantes, y que desde ya está muy bien y favoreció mucho a todo lo que es donación de órganos, siempre debe ir acompañado de lo que uno pueda hacer en el consultorio, para poder dar detalles y educar al paciente de qué se trata realmente la donación, cómo se evalúan las posibilidades de un potencial donante. O sea, que sepan que no son decisiones que se toman a la ligera sino que hay una estructura detrás de ésto y que además hay muchos otros pacientes que se pueden beneficiar de esto porque además no tienen otra opción”, concluyó la Dra. Molinas.
Tras la delicada intervención, Elvio celebra esta nueva oportunidad, ya que según los controles que le realizaron en la Clínica de Nefrología se recupera y evoluciona favorablemente.

 

Logística de 5 horas
Se estima que 5 horas es la frecuencia en el sistema de salud argentino con la que se concreta un trasplante de órganos. Un donante puede salvar la vida de hasta diez personas, según estudios del Incucai.