¿Vos me viste?

Publicado por: 02/10/2019 0 comments 50 views

El recreo es un tiempo de descanso y/o esparcimiento durante la jornada escolar. Es la ocasión diaria para una interacción que, generalmente, no se da en el aula. Pero cuidado: los docentes tienen la función de organizarlo.

Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)

“Hace un par de semanas tuve oportunidad de permanecer nueve minutos en el patio de una escuela. Nenes y nenas de entre 6 y 10 años estaban de recreo. Era bastante incómodo estar ahí, porque espacio y tiempo se reducían a una aglomeración de gritos, chillidos, corridas, arrastradas, empujones y tironeos. Parecían enloquecidos…
Independientemente de esto en sí, llamaba mi atención que un grupo de cinco adultos con chaquetilla estaba a un costado, conversando, absolutamente al margen de lo que sucedía a su alrededor.
En determinado momento, una portera apareció y presenció el empujón que un nene hizo a otro, que se cayó contra una pared. La mujer ayudó a éste a levantarse, no cruzó palabra alguna con ninguno de los dos y siguió su camino… que terminó junto a una de las adultas del grupo que conversaba a un lado. Esta persona apuró sus pasos hacia el niño que había empujado al otro y, con el ceño fruncido, lo sentenció:
— La próxima vez que hagas algo así vas a llevar una nota para tus padres.
— ¿La próxima vez que haga qué?— le preguntó él, con actitud desafiante.
— La próxima vez que empujes a un compañero.
— ¿Vos me viste?— dijo, calzándose las manos en la cintura, mientras sonreía ampliamente.
— No, no te vi. Pero me contó Graciela.
— Si me vas a retar y le vas a mandar una nota a mis padres—respondió el niño como si, de pronto, fuera más adulto que la adulta— tiene que ser por algo que veas y no por algo que te cuenten los demás.
La mujer se incorporó dando un respingo… y yo fui plenamente consciente del movimiento de mis cejas, levantándose. ¿Quién llamó la atención a quién?, fue lo que me pregunté… en tanto caminaba hacia el aula donde iban a recibirme”.

Para los niños, el recreo es un tiempo de descanso y/o esparcimiento, durante la jornada escolar. Es el momento en que pueden tener más libertad de elegir qué hacer y con quién. Es la ocasión diaria para una interacción que, generalmente, no se da en el aula y que muchos niños, incluso, no tienen fuera del espacio escolar.
Si bien el recreo no implica la dirección directa del docente, éste sí tiene como función organizarlo. No se trata de apropiarse del tiempo de los alumnos, pero sí de contribuir a su formación, enseñándoles a hacer un buen uso del tiempo libre.
El recreo debe ser un tiempo lectivo y educativo, y no el equivalente a alzar una puerta y desatar una corrida de toros.
El común de los niños, hoy, tiene un grado de aceleración que, sin guía adulta, los conduce al desborde. Entonces, el único divertimento que saben poner en práctica es desbocarse y proceder bruscamente, comportándose como alienados.
Si uno de los sentidos del recreo es que sea un espacio para el aprendizaje de habilidades sociales, brindémosles las herramientas como para hacer de ese momento un tiempo para el aprovechamiento y no una simple catarsis que suceda a un costado del adulto.

(*) Psicopedagoga

 

El recreo debe ser un tiempo lectivo y educativo, y no el equivalente a alzar una puerta y desatar una corrida de toros.