"Se puede salir de una adicción"

El actor, conductor y productor Gastón Pauls visitó recientemente Santa Fe para brindar una charla sobre adicciones. Su pasado en el mundo de las drogas es algo conocido, pero también el trabajo de concientización que realiza desde hace años. Pauls ya disertó para más de 350 mil personas y  brindó una entrevista exclusiva a Viví Mejor.


 

Mónica Ritacca

 

-¿Qué mensaje querés dejar en tu paso por Santa Fe?

-Me quiero ir de Santa Fe dejando un mensaje claro: que es posible salir. Estoy rodeado de personas que son un ejemplo de esto que digo y que me demuestran a diario que una vez que entraste al mundo de las drogas no necesariamente te vas a morir. Salir es una opción, la gran opción te diría. Yo soy la prueba de eso.

Mirá que loco este juego de palabras. Una cosa es la dicción y otra es la adicción. Pero sin embargo,  la dicción es muy importante en el tema de la adicción. No tengo dudas de que hablar del tema, ponerlo en agenda es clave para ayudar al adicto y a todo su entorno familiar. Si seguimos silenciando el asunto, se va a poner cada vez más difícil. Y eso no es bueno.

 

-¿Cómo entraste en el mundo de las drogas y las adicciones?

-A los 14 años con el alcohol. Y a los 16 o 17 años, cuando me dijeron que me iba a sentir superman, entré al mundo de la marihuana y de la cocaína. Es decir entré engañado digamos porque superman no existe, es un personaje. Me prometieron algo que no era.

Pero vivimos rodeados de mentiras. Las publicidades que vemos, por ejemplo las de cerveza, prometen a los pibes un sabor del encuentro, aseguran que van a ser felices… Y encima nosotros, los adultos, después nos sorprendernos cuando vemos chicos de 14 años borrachos. ¡Si es eso lo que les dijimos!  Que tomen cerveza porque van a ser felices. Todo el tiempo engañamos y somos engañados.

Volviendo a la pregunta, mi consumo empezó por una timidez extrema. Era muy chico y me sentía fuera de los grupos. No encontraba un grupo de pertenencia y mi autoestima estaba muy baja. Al mismo tiempo tenía mucha curiosidad. 

Creo que por eso entré: por curiosidad, por tener la autoestima baja y sentir un vacío extremo.

El alcohol me relajó, me hizo pertenecer al grupo de los más vivos… hasta que un día, borracho con 17 años, probé la marihuana y en otra oportunidad, también borracho, probé la cocaína. Y así seguí… ya no probando sino consumiendo.

Después vino la fama. Yo iba a un lugar y me aplaudían doscientas mil personas... pero igual seguía sintiendo mi autoestima baja. Me faltaba algo que no se estaba llenando con nada.

 

-¿Y cómo saliste? ¿O cómo fue ese proceso?

-Me fui dando cuenta que de no producir un cambio, de no dejar, iba a terminar mal. Pero para eso me fueron pasando cosas… Se suicidó un amigo, otro murió en un accidente, otro por sobredosis, otro en un accidente doméstico, otro cayó preso, a otro le amputaron una pierna, otro quedó cuadripléjico... Tengo 7 historias para contar.

Y a pesar de eso, de que iba al hospital, al cementerio y a la cárcel a ver amigos, yo decía que a mi no me iba a pasar nada porque era superman. Hasta que estuve cinco días sin dormir. Había tocado fondo y dije o me alejo de ésto o soy el próximo. 

El adicto es un gran negador. No se reconoce como tal y por ende cree que no va a morir, que es el más fuerte, que es superman. Y por eso es tan difícil salir de una adicción. Pero cuando comprendés que superman es de ficción y vos vivís en un mundo real, en un mundo donde la gente muere por sobredosis, infartos o se suicida por la tremenda depresión en la que vive, hacés un clic y empezás a darte cuenta que consumir drogas no está para nada bueno. 

 

-¿Cuál es tu opinión respecto al rol del Estado frente a esta problemática?

-Hace 25 años que no hay una campaña de prevención, que nadie hace algo frente a esta problemática. Ni Menem, ni Alberto, ni Macri, ni Cristina, ni Néstor, ni De la Rúa pusieron el tema en agenda. La última campaña de prevención fue la del Dr. Miroli, de Fleco y Male.

Parecería ser que hace 25 años la droga no existe, porque si no hay campañas de prevención es porque el problema no existe. Y todos sabemos que el problema no solamente existe sino que cada vez es más grave y más grande. El Estado es pasivo y cómplice en esta problemática.

 

-¿El fácil acceso a las drogas evidencia esta complicidad del Estado que estás aseverando?

-Cuando yo consumía, ir a comprar cocaína significaba hacer toda una travesía para poder conseguirla. Hoy hay grupos de Telegram donde comprás, y en diez minutos la tenés en tu casa.

El Estado claramente es cómplice en todo ésto. El silencio es complicidad. Si yo veo como le están pegando a un nene de 4 años y no me meto soy cómplice y responsable.

No conozco a nadie que no sepa en este país que adentro de las cárceles hay droga. Todos lo sabemos. ¿Y nadie hace nada?. Entran por consumo y adentro consumen más y cuando salen siguen consumiendo, y ésto por dar un ejemplo nomás. 

 

-¿Cuál es tu consejo de padre a otros padres?

-Que estén presentes, porque también los padres estamos inmersos en la locura del día a día y somos adictos a algo, al celular por ejemplo. A veces estamos chequeando en Instagram cuantos likes tenemos en lugar de estar observando a nuestros hijos. Ser adicto no es solo a las drogas. Hay adicción al porno, al juego, a la comida, al trabajo...

Mi consejo es que estén presentes, permeables, atentos,  despiertos, que ESTÉN.

Me pasa de hablar con amigos y que me digan no me di cuenta que se droga desde hace dos años o que es adicto al alcohol con 15 años. Y yo les digo, ¿no te diste cuenta? ¿nunca lo miraste a los ojos? ¿nunca lo escuchaste vomitar en el baño cuando llegó borracho? Y no, no se dio cuenta porque no habla con su hijo, no le pregunta qué le pasa, qué necesita, qué está buscando en el alcohol o en la cocaína que no tiene en casa.

Si tuviera que simplificar o resumir la patología del adicto te podría decir que tenés un vacío que querés llenar y estás probando con qué.

 

-¿Hablás de adicciones con tus hijos?

-Sí, todo el tiempo. Ellos me acompañan a charlas de hecho. Saben que no soy superman. Así y todo no tengo asegurado que mi hija no pruebe o mi hijo no pruebe… 

Pero lo hablamos. Hablamos y debatimos mucho, cosa que antes no sucedía porque era un tema tabú. 

 

-Qué paradoja: antes no se hablaba de adicciones. Ahora padres e hijos lo hablan más, y sin embargo las drogas siguen haciendo estragos...  

-Lo que pasa es que vivimos en una sociedad adicta. Adicta al celular, al trabajo… A mi me pasa de estar pendiente de este aparato (por el celular). 

 

-Para cerrar, un mensaje para adolescentes y jóvenes que están viviendo situaciones de confusión y están insertos en una adicción. 

-Mi mensaje, o sugerencia, es que pidan ayuda. Pedir ayuda es un gesto de humildad. A veces parece lo más difícil de todo, porque es como reconocer que uno perdió. Pero es lo que hay que hacer: pedir ayuda. De una adicción se sale, pero hay que pedir ayuda y refugiarse en lo que te fortalece verdaderamente y es genuino.

 

RELACIONADAS

"La interrupción del descanso puede provocar alteraciones orgánicas"

  La nocturnidad en Santa Fe es uno de los temas sobre los que se está trabajando en diferentes ámbitos, tanto públicos como privados. Recientemente se realizó una audiencia pública en el Concejo Municipal, d...

DIAGNÓSTICO POR IMÁGENES: 30 años al servicio de la gente

Mónica Ritacca   Una frase de Santa Teresa de Calcuta resume la filosofía de vida de un hombre que, sin buscarlo, logró que la empresa sea hoy una marca registrada en Santa Fe: "Si no vives para servir, no sirves para vivi...

El arte de plegar papel y sus beneficios a la salud

Mónica Ritacca Foto: Flavio Raina   Stella Ricotti es profesora de Matemáticas. Cuando se jubiló, lejos de quedarse de brazos cruzados, buscó cómo mantenerse activa y, por esas cosas de la vida, encontr&oacu...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades